¿Qué son los hábitos saludables?


La salud se puede definir como el estado de completo bienestar bio-psico-social y espiritual y, por lo tanto, en equilibrio con su hábitat que es la naturaleza. Es importante subrayar que salud no es solamente la ausencia de infecciones o enfermedades.

No cabe duda que el factor más decisivo en este nuevo enfoque en el campo de la salud ha sido el que las principales causas de enfermedades y de muertes ya no son tanto las infecciones, sino las que provienen de conductas y estilos de vida poco saludables, por malos hábitos. Actualmente, casi ningún profesional de la salud duda del impacto de la conducta diaria en la salud y en la enfermedad. Existen evidencias considerables de que las causas de la enfermedad radican en la conducta y el estilo de vida del individuo, en este caso de los colaboradores de una empresa. Para saber más al respecto se puede visitar la sección “Convéncete” que está en el Home de SVD.

Para entender mejor lo que son los hábitos saludables y su importancia, se presenta el siguiente esquema en forma de cancha:



El cuadro explica lo que es una vida saludable. Existen dos extremos: la muerte prematura –por un infarto, diabetes, accidentes, etc. – y la salud óptima, que lleva a sentirse bien y poder cumplir las funciones respectivas con ánimo y fuerza, sin demasiado desgaste.

Al centro, marcada por una línea roja, se puede ver la salud promedio. Hacia la izquierda se va deteriorando hasta el inicio de la enfermedad. Es cuando la mayoría de las personas se preocupan por su salud, consultan al médico, quizá un poco tarde, ya con algunos daños y con más gastos. En esta salud promedio, en la que no padezco enfermedades, se suelen descuidar detalles que aparentemente no tienen importancia: se desvelan con frecuencia, se descuida hacer algunas comidas, no se cuida el descanso y se trabaja de más, no se cuidan las posturas, se tiene una vida sedentaria, se tiene sobrepeso… Y parece que no pasa nada. Pero si se va minando la energía de la vida, se vive cansado e irritado, lo que lleva a tener una vida más pesada, sin alegría, y desemboca posteriormente en una enfermedad.

Resulta que ya en muchos países más del 50% de las enfermedades no se curan con medicinas o en los hospitales, sino a través de estilos de vida saludables, gracias a los buenos hábitos: comer sanamente y sólo lo necesario; evitar el sedentarismo; cuidar las horas de sueño, la higiene, la ingesta de alcohol; evitar drogas, la promiscuidad sexual, la alta velocidad, el fumar, el colesterol alto, etc. De ahí la importancia de los hábitos saludables para salir de esas enfermedades y causas de muerte.

Y la buena noticia es que a través de estos mismos hábitos saludables se adquiere el estado de completo bienestar, el lado derecho de la cancha, por lo que no sólo previenen las enfermedades, sino que llevan a sentirse bien y estar en plenitud. Además, ahorras tiempo, dinero, esfuerzo y sufrimiento.

Por lo que se puede concluir la gran importancia que reviste fomentar desde los lugares de trabajo comportamientos sanos a través de estos hábitos.

En trabajadores en plenitud se encuentran metas concretas y un sistema para hacer vida hábitos saludables, deporte y de orden, disciplina, moderación, respeto y solidaridad, sabiendo que los hábitos saludables son inseparables de los valores: se adquieren conjuntamente y hacen sinergia mutuamente.